Sol Sánchez analiza la firma de Ortega Smith: “Agresividad e intolerancia”