Ainhoa Arteta, secador en mano: “Si no hubiera sido soprano sería peluquera”