Iniesta cuenta lo que le llama la atención de Japón y desmonta un falso mito de los japoneses