Un gato esfinge, protagonista de un vídeo viral en el que sorprende a su dueño