La loca idea de unos jóvenes rusos para cruzar un puente cerrado al acceso peatonal