Unos preescolares que son puro amor nos enseñan cuál es la mejor forma de empezar el día