Un gato arrasa en la Red por su insistencia en echarse la siesta en una cinta de correr