El acoso vecinal obliga a los agentes a abandonar Calella