Las vacas: un peligro para la capa de ozono