Los vecinos de Tudela contienen la respiración ante la crecida del Ebro