Los vecinos de la ribera del Ebro, "nerviosos" por la punta de la crecida que podría obligar a evacuar poblaciones