Un juez portugués se basa en la Biblia para justificar la agresión hacia una mujer “adúltera”