Eran tan sigilosos que las víctimas de sus robos no se daban cuenta