El acusado de tirar por la venta a su bebé de 17 meses veía en él la semilla del mal