Muchas preguntas aún sin resolver seis meses después de los atentados en Barcelona y Cambrils