La realidad virtual llega a las residencias como una terapia de entretenimiento