Un “te quiero” desde Tailandia hasta Logroño