Los patinetes eléctricos, un quebradero de cabeza en las ciudades