Un año sin Pablo Ráez: “Siempre hasta el olvido de mi nombre”