Los 'okupas', con la ley de su parte