Ni cuchillo, ni veneno, ni sicarios... Nancy, la experta en crímenes, mató a su marido a tiros