3.500 personas piden en Barcelona justicia para Sota, la perra abatida por un agente de la Guardia Urbana