El niño filipino que vive con una cuerda al cuello y come del plato del perro