La lavadora, el origen de gran parte de la contaminación plástica del océano