El lugar del asesinato de Laura, todavía una incógnita