La clave en el caso de Laura Luelmo está en el análisis de los restos de ADN y el teléfono móvil