Los investigadores llevaban siguiendo a Ana Julia desde que apareció la camiseta de Gabriel