El Ayuntamiento que inició la batalla contra el impuesto de las hipotecas planta cara al Supremo