¿Por qué no hay que guardar las cebollas en el frigorífico? Te lo contamos