La forma del agua, de Guillermo del Toro, triunfa en unos Oscars reivindicativos y sin sorpresas