La fiscalía mantiene que la agresión en Alsasua fue un ataque terrorista