La familia de Tenerife llevaba dos días muerta en su vivienda