Los detenidos por la agresión sexual en el metro vivían de okupas y tienen sarna