En las calles de Sant Llorens solo hay destrucción tras el desbordamiento del torrente