Tras el desplome del muelle de Vigo y el puente en Génova, ¿podemos fiarnos de las construcciones?