"Siento que no tengo a nadie": el desgarrador grito de ayuda de una niña de 10 años