Una decena de calles borran su nombre para recordarnos los estragos del Alzhéimer