Más del 90% de los niños del mundo respiran aire tóxico a diario