Los padres del bebé atacado por su perro en Tenerife pudieron separarlos pero no salvarle