El barrio de Lavapiés amanece entre innumerables destrozos