Una bandera roja fija para evitar ahogos por las corrientes