El asesino confeso de Rebeca usó dos cuchillos para matarla