La mujer acusada de matar a su cuarto marido, se niega a caminar para entrar en los juzgados