Estados Unidos, azotado por el hielo, el viento y fuertes ventiscas de hasta 90 kilómetros por hora