La realidad virtual da un paso más, crean un programa capaz de falsificar cualquier rostro