Patricia Aguilar, la joven captada por una secta, vivía sola en una cabaña y sin apenas comida en la selva