El gato al que nadie quería se convierte en estrella de Instagram