Míkel Azparren se rompe la clavícula al llegar a la meta tras el récord de hacer 751 kilómetros de Camino de Santiago en menos de 24 horas