Vuelve la selectividad: los cambios se quedan en nada