Libres tras la batalla campal entre ultras en Alicante